Blog

Contractura Capsular, ¿Cómo se trata?

¿Cómo se trata la contractura capsular o “encapsulamiento” de un pecho? El tratamiento de la contractura capsular es quirúrgico.

1º: Recambiar el implante: Se cree que la causa de la contractura capsular es bacteriana, o al menos la presencia de bacterias sería un factor desencadenante. Por esta razón es imperativo cambiar el implante “contaminado” por uno nuevo.

2º: Extraer la cápsula (capsulectomía): Tenemos que extraer el tejido cicatricial que se ha formado alrededor del implante.  Si sabemos que  el proceso se origina por la presencia de bacterias que se hacen fuertes en forma de biofilm, y que eso desencadena la cápsula, debemos extraer la cápsula que contendría el biofilm bacteriano. Recomiendo extirpar completamente la cápsula siempre que sea posible. Como el tiempo ha demostrado, no vale con hacer cortes a la cápsula para hacerla más grande.

3º: Cambio de plano a submuscular: si los implantes se encontraban en plano subglandular, todos los estudios científicos recomiendan colocar el implante por debajo del músculo. Si ya se encuentran debajo del músculo, mantendremos esa posición.

4º: Lavado con triple terapia antibiótica y antisépticos (povidona yodada): Hay que minimizar la posibilidad de contaminación bacteriana.

5º: Técnica NO TOUCH de Keller Funnel: Hay que minimizar la posibilidad de contaminación bacteriana.

6º: Prótesis de poliuretano: Las prótesis de poliuretano han demostrado disminuir el riesgo de contractura capsular. No obstante, presentan otros inconvenientes por lo que los usamos como segunda opción (si ya hemos fracasado con el primer tratamiento de la contractura capsular).

7º: Mallas acelulares: Al parecer, según algunos estudios científicos, envolver el implante en mallas acelulares como Strattice también podría disminuir el riesgo de recidiva de contractura capsular.

A pesar de todas estas medidas, una vez ya ha habido una contractura capsular existe alrededor de un 30% de recidiva según algunos estudios. Como comentamos, me gusta guardarme la opción del implante de poliuretano como “bala en la recámara”. En algunos casos desesperados, con varias recidivas y siempre que la paciente así lo desee, el único tratamiento definitivo pasa por la explantación del implante y aumentar el pecho con lipofilling (grasa de otras zonas).

 

RESUMEN

  • El tratamiento de una contractura capsular es quirúrgico: recambiar el implante, extraer la cápsula, cambio a plano submuscular, asepsia máxima y en ocasiones, prótesis de poliuretano.
  • El riesgo de recidivas ronda el 30%.
  • En casos recidivantes y desesperantes, a veces, lo mejor es olvidarse de los implantes y aumentar el pecho con grasa propia (lipofilling). Por suerte, son casos muy excepcionales.
22 mayo, 2017 Cirugía mamaria

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *