Blog

¿Cómo es el postoperatorio de un aumento de pecho? Dolor, molestias…

Hoy hablamos del postoperatorio de una de las cirugías más frecuentes que realizamos en nuestra clínica de cirugía estética de Madrid e Ibiza, la cirugía de aumento de pecho o mamoplastia de aumento.

postoperatorio-pecho

¿Qué influye en el dolor postoperatorio?

  • Plano subpectoral: La gran mayoría de los aumentos mamarios que realizamos son subpectorales, esto quiere decir que el implante se coloca en un bolsillo o espacio por debajo del músculo pectoral mayor. Está estudiado que este es el motivo de la mayor parte del dolor postoperatorio, la distensión y sobrestiramiento de dicho músculo, que a su vez está muy relacionado con los nervios sensitivos intercostales, que se estiran igualmente. En las raras ocasiones en que colocamos las prótesis en el plano subglandular (por encima del músculo pectoral) las molestias son prácticamente mínimas.
  • Laxitud de la piel: Cuanto menos laxa es la piel, o sea, menos cambios de peso se ha tenido a lo largo de la vida, más probable que los nervios sensitivos no se hayan elongado nunca, y por tanto, mayor dolor postoperatorio.
  • Volumen del implante:  Lógicamente, a mayor volumen, mayores molestias durante los primeros días. No sólo influye el perfil o proyección de la prótesis, sino también la anchura. Las prótesis más anchas pueden rozar o entrar en contacto con las ramas sensitivas intercostales, y por tanto, tardar más en recuperar la normalidad.

¿Cómo minimizamos las molestias postoperatorias?

  • Infiltración con anestésicos locales: Antes de empezar la intervención infiltramos con bupivacaína, un anestésico local, las ramas sensitvas intercostales. Esta infiltración nos permite obtener un óptimo control del dolor durante las primeras 6-12h.
  • Antiinflamatorios y Paracetamol: Tradicionalmente, en el postoperatorio hospitalario pautamos analgésicos intravenosos. Los de la familia del Ibuprofeno son los más utilizados, concretamente el Dexketoprofeno (Enantyum) que se considera el más analgésico de todos. El paracetamol en dosis de 1g cada 8h también es un buen analgésico. Al alta hospitalaria, Enantyum y Paracetamol serían nuestros analgésicos de rutina.
  • Relajantes musculares: En aquellos casos en los que la paciente desarrolle una molesta contractura muscular, al menos durante los primeros 7 días, pautamos un relajante muscular tipo Valium.
  • Movilizar la zona cuanto antes: Es un principio básico de fisioterapia que aprendí hace años cuando trabaja en H. Ruber Internacional. Las pacientes que decidían pasar noche en el hospital al día siguiente se encontraban más doloridas, en ocasiones era literalmente imposible levantarlas de la cama (mareos, hipotensión…). En cambio, aquellas que se marchaban a su casa, al día siguiente se encontraban mejor, necesitaban menos medicación y volvían a sus actividades de la vida diaria mucho antes. Probablemente, el hecho de levantarse de la cama y caminar era lo que mejoraba su recuperación. En general, cuanto antes empecemos a movilizar y a estirar el músculo, mejor. Si se prefiere o es necesario pernoctar en el hospital, recomendamos que una vez las enfermeras lo permitan (generalmente después de haber tolerado, o sea, haber comido algo), levantarse y pasear por la habitación o por los pasillos. El reposo absoluto ha desparecido en nuestra práctica habitual.
  • Cirugías rápidas y limpias: Cuanto menor es el sangrado y menor es el tiempo quirúrgico, menores las molestias postoperatorias. Una adecuada técnica quirúrgica, evitando usar en lo posible los “sizers” (medidores), parece estar no sólo en relación con menores índices de complicaciones sino también con menor dolor postoperatorio. Hoy en día la técnica que realizamos es la técnica “24h recovery”. Consiste en operar de una manera elegante, evitando introducir compresas, evitando utilizar los dedos o instrumentos romos, sobreestirar el músculo pectoral más de lo necesario, coagulando y cortando el músculo con electrocauterio con puntas de colorado o tungsteno que concentran mucho el calor, utilizando endoscopio y aparato de coagulación en los casos en que se opera por vía axilar, etc… El término lo popularizo el Dr John B Tebbets, cirujano plástico norteamericano que trabaja en Dallas, y aunque el término fue duramente criticado en su momento, ya que ni mucho menos en 24h todas las pacientes están haciendo una vida normal (en la descripción de la técnica se comentaba que sus pacientes se iban de compras por la tarde después de haber sido operadas), se trata más de una filosofía de trabajo que de una técnica en sí misma.
  • Evitar los vendajes compresivos: Otro fundamento básico de fisioterapia y traumatología. Los vendajes no deben ser dolorosos, y cuando lo son, deben ser aflojados o incluso retirados. Los vendajes no sirven para evitar los sangrados postoperatorios sino para disminuir las molestias postoperatorias (vendaje antiálgico).
  • Minimizar el uso de drenajes aspirativos: El uso o no de drenajes aspirativos es una vieja controversia en cirugía plástica que se remonta a los años 90, con firmes defensores y detractores. Según las últimas guías clínicas y metaanálisis de 2016, no se encuentra diferencia entre poner o no ponerlos, quedando la decisión en manos de cada cirujano (“Based on the paucity of favorable evidence, the authors do not use drains in augmentation patients, and rely on surgical hemostasis to prevent hematoma formation. Understanding the Etiology and Prevention of Capsular Contracture. Anand K Deva. Clinics of Plastic Surgery”). Dado que no hay diferencias demostradas, hemos decidido eliminar el uso de drenajes aspirativos en mamoplastia de aumento primarias, eliminando la molestia de tener que retirarlos en el momento del alta hospitalaria.

¿Cuántos días estaré dolorida después de un aumento de pecho?

En general, los peores días son el 2º y 3º día postoperatorio (el primer día con la anestesia local antes comentada y los medicamentos intravenosos no suele haber excesivas molestias). La gran mayoría de nuestras pacientes a partir del 4º día mejoran mucho de sus molestias y pueden hacer una vida “casi” normal.

¿Cómo son los dolores que puedo experimentar después de la cirugía de aumento mamario?

  • Molestias tipo agujetas: Lo más frecuente. En aquellas chicas con gran laxitud cutánea, típicamente en los casos de mastopexia, puede ser el único tipo de molestia.
  • Dolor tipo pinchazo: El dolor tipo pinchazo es típico de contractura o molestia muscular. Desaparece sólo en las primeras 2-3 semanas conforme el músculo va cicatrizando. Recuerda mucho al dolor de espalda.
  • Dolor tipo quemazón/hipersensibilidad en la zona de los pezones: El sobrestiramiento de los nervios sensitivos puede provocar tanto anestesia de la zona, o sea, falta de sensibilidad en la zona, como dolor tipo quemazón. En ocasiones el simple hecho de llevar el sujetador puede resultar molesto de lo sensible que está la zona. Tarda 2 semanas en empezar a disminuir, pero puede tardar de 6 a 8 meses en desaparecer del todo, a veces incluso más. El único tratamiento posible es la paciencia hasta que el cuerpo regenere los terminales sensitivos.

Resumen:

  • La cirugía de aumento de pecho puede provocar algunas molestias, en general llevaderas y que desaparecen entre el 4º y el 7º día.
  • En algunas pacientes las molestias pueden ser más agudas, generalmente entre aquellas que tienen menos laxitud de piel y en función del tamaño del implante.
  • Las molestias sensitivas de tipo quemazón e hipersensibilidad pueden tardar meses en desaparecer, el único tratamiento es tener paciencia y esperar.
  • El plano subpectoral genera más molestias que el subglandular (por encima del músculo).
  • El cirujano debe poner el máximo énfasis, no sólo en el resultado final, sino en que el proceso sea elegante, ármonico, limpio y sin brusquedades, lo cual parece estar relacionado con menor dolor postoperatorio entre otras cosas.
14 junio, 2016 Aumento de pecho ,
2 Comentarios
  1. Porque a algunas pacientes se les encapsulan las protesis gracias

    • Hola Rosa. No sabemos exactamente porque algunas chicas desarrollan contractura y otras no. Al parecer está relacionado con contaminación bacteriana + factores de riesgo (prótesis subglandular, lisa, vía areolar, mamas tuberosas, mastopexia con prótesis, sangrado postquirúrgico), unido todo ello con una predisposición personal inmunológica/genética. Por último, una prótesis rota con el tiempo también provoca contractura capsular. Un saludo

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *